Anarquia

ANARQUISTA ES, POR DEFINICIÓN, QUIEN NO QUIERE ESTAR OPRIMIDX Y NO QUIERE OPRIMIR; QUIEN QUIERE EL MÁXIMO BIENESTAR, LA MÁXIMA LIBERTAD, EL MÁXIMO DESARROLLO POSIBLE PARA TODOS LOS SERES HUMANOS.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

CONTRA EL RECLUTAMIENTO FORZADO: ¡INSUMISIÓN!

Por: Colectivo Libertario Thrash Iria Sin derechos de autor, reproducción parcial o total permitida sin necesidad de solicitar aprobación o consulta de fuente. Información libre y abierta.
 
CONTRA EL RECLUTAMIENTO FORZADO:
¡INSUMISIÓN!

"La educación de los militares, desde el soldado raso hasta las más altas jerarquías, les convierte necesariamente en enemigos de la sociedad civil y del pueblo. "
Mijaíl Bakunin

Una vez más, el pasado martes 13 de diciembre, el Estado Colombiano, en cabeza de sus fuerzas represoras militares, convoco a miles de jóvenes hacia sus garras para satisfacer las exigencias de la “democracia”. Tortuosas filas, lágrimas de padres y madres desconsoladas, corrupción solo como el Estado la sabe hacer y un aparato asesino alimentándose es lo único que se nos ocurre decir de esta nueva jornada.

Para nosotrxs lxs libertarixs, el servicio militar –obligatorio o no- debe desaparecer, al igual que cualquier aparato político-militar jerárquico y/o permanente. Pero no podemos ser doble moralistas, la revolución que queremos (social) debe luchar contra el capital por la libertad, la igualdad y la justicia, por consiguiente, no puede volverse una lucha que niegue la libertad social del individuo, que sea jerárquica y mucho menos una lucha que sacrifique medios por fines. En este orden de ideas, es aquí  donde rechazamos someternos tanto al Estado de derecha, como a la oposición de izquierda cuyo único fin es la toma del poder.

Siguiendo este orden, debemos ver el militarismo como expresión violenta natural del capitalismo y del Estado, la herramienta mediante la cual reprime las luchas sociales del pueblo. También debemos entender que es legalizado y moralizado por el mismo gobierno,  el cual hace ver su opresión ante los ojos del pueblo como un concepto que trasciende más allá de lo físico (armas, soldados, infraestructura militar, etc.) y lo convierte en aptitudes violentas y discriminatorias inducidas por la burguesía (especismo, sexismo, racismo, etc.), que son utilizadas a su vez para justificar la existencia de la “represión legal” estatal, completando así el ciclo autodestructivo del capitalismo.

De esta manera, el Estado pone sus armas en manos del pueblo (especialmente en la juventud) para reprimir al mismo pueblo y luchas. Es obvio que, el gobierno busca llenar sus filas con jóvenes desempleados y sin estudio, de sectores populares y de población vulnerables. Por esta razón la lucha antimilitarista debe ser también la lucha de lxs de abajo contra lxs de arriba.

Debemos seguir entonces con la lucha por la abolición completa del servicio militar obligatorio, pero con la visión siempre puesta en la desaparición del ejército, la policía y del Estado. La objeción de conciencia, como herramienta antimilitarista, debe seguir siendo difundida y apoyada desde el anarquismo, haciendo énfasis en que esta es una de las tantas expresiones de la insumisión a cualquier gobierno y de la lucha social en la que nos encontramos. También llamamos a un antimilitarismo activo –y no pasivo-, libertario y sobre todo, conectado con la lucha popular, la lucha de clases… y la lucha por la libertad completa e integral.

2 comentarios:

  1. Vamonos juntos, herman@s!
    Saludos desde Atenas,
    Insumision total!

    http://gr.contrainfo.espiv.net/2012/01/07/colombia-contra-el-reclutamiento-forzado-insumision/

    http://fanzinita.blogspot.com/2012/01/blog-post.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salud desde Madrid (Colombia), gracias por la difusion

      Fuerte abrazo libertario

      Eliminar